CALATAYUD.- El Ayuntamiento aprueba en pleno dedicarle una calle al poeta Antonio Serón

Infraestructuras
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

Aprobada por unanimidad de todos los grupos políticos con representación en el Consistorio


En el pleno celebro ayer se aprobaba por unanimidad de todos los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento, dedicar una calle al poeta Antonio Serón. Una propuesta que en su día, (el 10 de marzo), presentaba la Asociación Torre Albarrana al departamento de Urbanismo y Patrimonio.
Por lo tanto, el poeta bilbilitano contará en breve con su nombre en una calle en reconocimiento a su trayectoria histórica como indica la Asociación Torre Albarrana a través de las redes sociales, “ha sido una excelente noticia que agradecemos, también felicitamos por la acertada decisión que supone la actualización del reconocimiento de personajes locales con una destacada trayectoria histórica”.

Antonio Serón
Cursó sus primeras letras en su ciudad natal. En 1530 su padre lo envió, contra su voluntad, al Estudio General de Valencia, donde estudió latín con Jaume Falcó. Antes de finalizar sus estudios superiores, falleció su padre y regresó a Calatayud. Pero el fideicomisario al que su progenitor encargó del cumplimiento del testamento, se arrogó los bienes de la herencia, por lo que Antonio Serón abandonó, en la ruina, su ciudad para alistarse en el ejército que el emperador Carlos V. reclutaba para la Jornada de Argel. Fracasada la batalla y dispersa la flota tras una fuerte tormenta, Serón fue llevado en 1542 a Estambul para ser vendido como esclavo, de donde consiguió huir embarcando en una nave veneciana.
Tras su regreso a España, intentó ganarse la vida como sacerdote, pero fue denunciado por hechicero y condenado a destierro. A partir de este momento, recorrió España buscando su sustento como profesor de Retórica en lugares tan distantes como Tuy o Jerez de la Frontera y escribiendo versos. Su fama de poeta fue extendiéndose y le valió el reconocimiento de Felipe II como «poeta laureado». Su coronación como poeta real le ofreció la oportunidad de ejercer la docencia universitaria, obteniendo, en 1562 una cátedra de Retórica en Lérida.
La poesía neolatina de Serón contribuye a los esfuerzos humanistas que caracterizan a los escritores aragoneses en el Renacimiento. La obra de Palmireno o las traducciones de poemas de Marcial de Manuel de Salinas, son buena muestra de esta corriente filoclásica.
Su obra más importante es el poema épico en tres libros Aragonia (1566 - 1568), escrito en hexámetros e inspirado en los Anales de la Corona de Aragón de Jerónimo Zurita, en los que cantaba la historia de Aragón hasta la muerte del rey Ramiro I.
También compuso otros poemas latinos, como elegías y silvas. La elegía VII Ad Cynthiam, in qua situs Calaiubae seu Bilbilis describitur, está dedicada a su patria chica. En la silva VI aparece uno de los más tempranos testimonios de la leyenda de Los amantes de Teruel. Cabe mencionar asimismo la VII —un a loa a Valencia—, la IX —que elogia a algunos de los escritores contemporáneos— o la X, dedicada a Diego Ramírez Pagán.

Torre Albarrana
La Asociación Torre Albarrana de Calatayud se constituye, sin ánimo de lucro, el 1 de noviembre de 2011 y tiene como fines preservar, difundir y potenciar las tradiciones artísticas y culturales de la ciudad de Calatayud y su comarca, así como defender y divulgar su historia y patrimonio.
Albarrana significa torre levantada fuera de los muros de una fortificación y destinada conjuntamente a servir de defensa y de atalaya. De ahí el nombre de esta asociación, integrada por personas independientes, defensoras y vigilantes de lo que aman, en este caso su tierra. La imagen que identifica a la asociación es un bosquejo del destacado ejemplo de torre albarrana que se encuentra en el conjunto fortificado islámico de Calatayud.

publicidad
Toros 2022
publicidad
publicidad
publicidad
Toros 2022
publicidad

Semanal La Comarca