ENTREVISTA al alcalde de Calatayud, José Manuel Aranda con motivo del Covid-19

El alcalde de Calatayud repasa la situación tras el Covid-19

Política
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

Tras 40 días de confinamiento a causa del Covid19 queremos repasar con el alcalde de Calatayud, José Manuel Aranda, la situación de nuestra ciudad y las distintas medidas que se están llevando a cabo desde el Ayuntamiento bilbilitano, además de otros aspectos destacados de la enfermedad y de la incidencia que está teniendo en nuestra zona.


Pregunta.- Señor Aranda, ¿en que medida está afectando la enfermedad a Calatayud?
Las cifras que se han dado desde la Consejería de Sanidad con respecto al Sector Sanitario de Calatayud no permiten determinar con claridad datos relativos a prevalencia ni mortalidad. Estamos conociendo una nueva enfermedad que comenzó hace cuatro meses en China. Los datos son diferentes en distintos países y esa diferencia viene determinada por las pruebas realizadas y por las medidas tomadas. Desconocemos las pruebas diagnósticas realizadas en Calatayud pero son escasas. Sabemos que son muchas menos de las que se precisaban. Aragón ha tenido 5300 contagiados y 700 fallecidos. Las pruebas se han restringido en exceso y hay muchas personas con síntomas o que han tenido contacto con enfermos pendientes de su realización. No es la política adecuada en una enfermedad que parece tener mucho portador asintomático.


P.- Desde el inicio de la pandemia, ¿cuáles han sido las medidas más destacadas que ha ido tomando el Ayuntamiento?
La protección de las personas ha sido mi primera preocupación. Hemos seguido las medidas determinadas por el mando único y por el Real Decreto. En todos los edificios municipales, desde el inicio, se dispuso de elementales medidas higiénicas que dieran una mayor seguridad a los usuarios. Las actividades esenciales obligaron a una reorganización del personal municipal, han vuelto los policías en segunda actividad a desarrollar trabajos al frente de centralita telefónica y ello ha permitido reforzar la presencia en la calle del resto del cuerpo. Han realizado una labor magnifica en cuestiones de control, colaboración con el resto de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y por supuesto de apoyo e información a la ciudadanía.
Los trabajadores y trabajadoras del Área de Acción Social se han implicado en la atención a los mayores de la Residencia Municipal digna del mayor de los elogios. Ha sido un trato profesional excelente al que se ha añadido una atención humana digna del mayor reconocimiento. Es algo extensivo a los trabajadores sociales y de Ayuda a Domicilio.
El personal de limpieza ha reforzado su actividad en los edificios que han permanecido abiertos con medidas nuevas y especificas recomendadas por el Área de Riesgos Laborales. También ha sido callada pero tremendamente eficaz la recogida de cartón y plásticos por parte de la Brigada de Medio Ambiente, los trabajadores del Cementerio se han debido adaptar a nuevas normativas, el Área de Nuevas Tecnologías ha tenido un trabajo destacado en la adaptación del teletrabajo y videoconferencias, el Área de Comunicación ha tenido una responsabilidad transmitiendo información permanente a la ciudadanía y el resto de trabajadores, bien de forma presencial o como teletrabajo, han desarrollado su labor con mucha eficacia.
Son muchas las medidas que el Ayuntamiento ha realizado de información y de colaboración ciudadana en las distintas Áreas Municipales: medio ambiente, limpieza, desinfección, voluntariado, atención a las necesidades de mayores, atención a personas y empresas, atención a la infancia y una larga lista que a lo largo de los últimos 40 días se han ido desgranando.

P.- Algo que preocupa a la ciudadanía, y que parece que se está solucionando, ha sido la demanda por parte de los trabajadores del hospital de falta de material homologado. ¿Cómo ha vivido el Ayuntamiento esta situación?
Desde el primer día hemos derivado al Hospital material donado por empresas al Ayuntamiento. Informar de la generosidad ha tenido un efecto multiplicador y han sido muy numerosas las personas solidarias. A lo largo de cuarenta días he conocido tanto las  deficiencias del Hospital Ernest Lluch como del resto de los hospitales de la Comunidad Autónoma y sinceramente, creo que ha habido una preocupante falta de planificación. Detrás de esta falta planificación hay un gran sufrimiento de profesionales al verse protegidos por material artesanal y no homologado, ante una enfermedad desconocida. Las consecuencias son que los sanitarios afectados representan el 17% de todos los contagios declarados. La falta de test es otro de los problemas que estamos sufriendo. No realizar un test, con un valor de 60 euros, puede suponer bajas laborales de 30-40 días. Sinceramente creo que las cosas se podían haber planificado mejor.

P.- Respecto al hospital de Calatayud, a lo largo de estos días se ha puesto de manifiesto más que nunca la necesidad de contar con profesionales intensivistas para dar funcionamiento de la UCE como UCI.
EL Hospital de Calatayud es una institución que tiene unas necesidades en 2020 totalmente diferentes a las que tenía en 1985. Es evidente que los hospitales son estructuras dinámicas que evolucionan en el tiempo. Las patologías son diferentes, la complejidad de las cirugías es diferente y por supuesto la seguridad de los pacientes requiere adaptación a los tiempos. Los profesionales del Hospital de Calatayud tienen una excelente formación que permitiría asumir tratamientos más complejos con seguridad y soporte especializado. La pandemia ha puesto en evidencia una deficiencia del hospital que hubiera evitado desplazamientos a otros centros hospitalarios saturados. Es más, hubiera podido evitar con esa oferta decidir acerca de la viabilidad de pacientes.

P.- Usted cree que se están tomando las medidas adecuadas a nivel sanitario para poner freno y controlar  a la enfermedad?
Han pasado 40 días desde el Decreto de Alarma y se sigue demandando lo mismo: seguridad para los profesionales, test diagnósticos de forma masiva y cifras reales de mortalidad. Estamos ante una nueva enfermedad cuyo comportamiento empezamos a conocer día a día. A estas alturas desconocemos muchos aspectos y lo elemental sigue sin tener una solución. La sensación es de gran descoordinación con continuos cambios de demandas políticas que no tienen en cuenta de la manera que deberían la información de los expertos.

P.- Estamos viendo que las residencias de ancianos están sufriendo muchísimo a nivel nacional. En Calatayud y excepto el Centro Asistencial, la incidencia está siendo nula.
Puedo hablar con conocimiento de la Residencia Municipal San Iñigo. Prohibimos las visitas de familiares  con antelación con un único objetivo, evitar al máximo el contacto de nuestros mayores con el exterior. Privar a nuestros mayores del contacto con sus familiares fue una medida complicada. Ha sido duro el trabajo de los profesionales pero a día de hoy ha merecido la pena.
Mantengo contacto con responsables de la Residencia de las Hermanitas de los Desamparados y de Amibil y, dentro de la complejidad de la situación, el día a día se desarrolla con normalidad. Además desde el Área de Acción Social se mantiene contacto con el resto de residencias de mayores, para conocer sus necesidades y colaborar en todo lo que podamos. Un ejemplo es el envío de mascarillas que hicimos el pasado miércoles, gracias a la donación de Séniors en Red. A día de hoy, el Ayuntamiento no tiene información oficial acerca del Centro Asistencial.

P.- Algo que está siendo también muy destacado en nuestra zona ha sido la tremenda respuesta solidaria de los ciudadanos tanto a nivel particular como de empresas.
Aprovecho esta entrevista para agradecer, como he hecho siempre que he podido, la generosidad de bilbilitanos y vecinos de la comarca, también de entidades e instituciones de otros lugares. Son muchas las muestras de generosidad a título individual, empresarial o de colectivos en forma de mascarillas, telas, trabajos de voluntarios, geles, EPIS, gafas, máscaras de protección, fruta, dulces, chocolate y un largo etcétera. De nuevo, muchas gracias a todos.

P.- El domingo los niños y niñas hasta 14 años van a poder salir de casa durante una hora. Suponemos que esto va a ser muy complicado de controlar y que habrá que apelar sobre todo a la responsabilidad de los padres. ¿Tomará el Ayuntamiento alguna medida de control adicional?
El Gobierno tiene asesoramiento en el ámbito de la infancia y debe decidir en base a lo que transmiten los expertos. Supongo que cuarenta días de confinamiento son muy duros para niños y padres. A nivel municipal, seguiremos estrictamente las normas emanadas del mando único. Vivimos momentos complicados y como Ayuntamiento no podemos ni debemos plantear medidas complementarias. Bajo ningún punto de vista debemos relajar las normas del Decreto de Alarma y debemos asumir íntegramente la normativa, en este caso con la infancia.

P.- El Partido Socialista ha presentado alguna propuesta como la instalación de medidores de temperatura o un cheque-bono para comprar en establecimientos de Calatayud. ¿Cómo valora estas propuestas?
Aceptamos de buen grado cualquier propuesta. Ya el pasado 11 de marzo, hace 45 días, se adquirieron  sistemas medidores de temperatura corporal para la Residencia de Mayores San Iñigo como lugar más sensible. Pero el uso de medidores térmicos es una herramienta “controvertida a nivel internacional” ya que la temperatura es un valor limitado, no es igual en todos los individuos, oscila a lo largo del día y si es negativo puede conferir una falsa seguridad. La fiebre es un síntoma que puede faltar en un enfermo de Covid-19. No es solo mi opinión, es también la del Director General de Salud Publica del Gobierno de Aragón.
Entiendo la buena voluntad de la propuesta pero son sistemas simples y económicos que no dan garantías. El Departamento de Riesgos Laborales está elaborando un plan y su opinión para su implantación será determinante.
Por otro lado, buscamos formas de apoyo que lleguen a todos y que tengan encaje en nuestras competencias y en nuestro presupuesto. Estamos valorando las partidas que puedan darse de baja y llegado el momento buscaremos las formulas más justas y que beneficien a la totalidad de sectores. A estas alturas desconocemos horizontes de corto, medio y largo plazo en la apertura de comercios, de establecimientos de restauración y del resto de actividades.

P.- A la espera de que remita la enfermedad y de poder salir de forma progresiva del confinamiento estamos viendo como se van suspendiendo las distintas fiestas de ciudades y pueblos. ¿Usted cree que se podrá celebrar las fiestas de San Roque y las de la Virgen de la Peña?
Las decisiones hay que ir tomándolas de forma muy meditada y sosegada. Las cosas, ahora más que nunca, cambian de un día para otro y a estas alturas, en dependencia de la evolución de las estadísticas relativas a nuevos contagios, hospitalización y fallecimientos, se irán tomando nuevas decisiones. El desconocimiento del comportamiento de la enfermedad determinará en las próximas semanas evitar aglomeraciones y a estas alturas se han suspendido ya celebraciones en Teruel, Pamplona y otras ciudades. Aun así, es obligado un poco de paciencia, antes de tomar decisiones sobre fechas más distantes.

P.- En cuanto a medidas futuras para intentar paliar la incidencia de esta crisis sanitaria en la economía de la ciudad, suponemos que será necesario aprobar una modificación de los presupuestos. Algunas otras ciudades como Ejea ya lo han modificado. ¿Nos puede adelantar alguna medida en la que se está trabajando desde el Ayuntamiento y con que dinero presupuestario podría contar el Consistorio para destinar a ayudas a los distintos sectores afectados por esta crisis sanitaria?
Es una pregunta que complementa la relativa a propuestas que me ha realizado anteriormente. El presupuesto actual tiene capítulos de carácter finalista porque vienen de otras instituciones y tienen un destino determinado. Hay otros que, indudablemente, van a ser dados de baja y que generaran una bolsa que podrá ser destinada a otros fines, como el incremento de partidas sociales. También hay que considerar que los ingresos van a ser sensiblemente inferiores en otras partidas. Este año la liquidación presupuestaria muestra inestabilidad y no se ha cumplido la regla de gasto y todo ello requerirá un Plan de Ajuste. Independientemente de estos contratiempos haremos posible un montante que intentaremos distribuir en acciones, subvenciones o promociones que lleguen a todos los sectores afectados.

P.- Entendiendo que en esta situación hay que tomar medidas rápidas, ¿Cómo es la relación con los partidos en la oposición en el Ayuntamiento de Calatayud? ¿Se van a tener en cuenta las distintas propuestas que puedan presentar?
Ha habido tres Juntas de Portavoces, tres Comisiones de Gobierno, Comisiones de Hacienda, Medio Ambiente, Cultura, Contratación, Urbanismo y Acción Social, también hemos entregado todos los decretos firmados por Alcaldía hasta el 20 de abril y se han convocado para esta semana Comisiones de Desarrollo Económico y Cultura. Creo que la información está siendo la adecuada. Todas las propuestas se escuchan y se debaten desde el respeto.

P.- Para finalizar ¿que mensaje trasladaría el alcalde de Calatayud a los bilbilitanos?
Nos encontramos ante una situación absolutamente inédita que obliga a ser muy estricto en el cumplimiento de las normas que nos transmiten las distintas administraciones. Además en los próximos días recibiremos nuevas medidas para adaptarnos a la realidad actual. Tras el confinamiento, poco a  poco iremos asumiendo nuevas realidades laborales, producto de una crisis sanitaria, que generara cambios estructurales y sociales. Seamos positivos y adaptémonos a los nuevos tiempos. Entre todos saldremos de una situación compleja que desde luego exigirá de apoyo mutuo, colaboración, solidaridad y actitudes positivas por parte de la ciudadanía.

CARENAS
publicidad
publicidad
publicidad
CARENAS
publicidad
publicidad

Semanal La Comarca