Superado el primer fin de semana en estado de alarma

Salud
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

Un domingo con buena respuesta por parte de los bilbilitanos

Primer fin de semana con el estado de alarma en funcionamiento y en general comportamiento cívico por parte de la mayor parte de los bilbilitanos. Desde luego el domingo ha sido un día de reconocimiento, con calles vacías, comercios cerrados y poca, muy poquita gente por las calles, los más, quizás algunos bilbilitanos y bilbilitanas sacando a sus mascotas, a sus perros.

Todo esto tras un viernes y un sábado complicado sobre todo en supermercados y tiendas de alimentación, en las que tanto el viernes como el sábado por la mañana se produjeron colas y esperas hasta de tres horas en algunos comercios sin que se guardar la distancia de seguridad.

Un primer momento en el que el miedo a lo desconocido y a las medidas que se vayan tomando al que más y al que menos le provocó la lógica previsión de tener la nevera y la despensa lo más llena posible.

Desde el primer momento se ha asegurado el abastecimiento de los establecimientos pero… el miedo a lo desconocido quizás nos hizo actuar de una manera irresponsable.

Salvada esta situación el fin de semana ha sido como los hemos contado modélico en cuanto a las advertencias realizadas y al evitar circular por las calles, aunque claro siempre suele haber alguna excepción.

En otras localidades cercanas también hemos tenido un poco de todo. En general los habitantes de todos y cada uno de nuestros pueblos han sabido entender el momento complicado por el que atravesamos, más todavía en muchas poblaciones con un importante riesgo por contar con una población envejecida.

Algunos ayuntamientos lanzaban proclamas por redes sociales para evitar que en estos días los que normalmente viven fuera de nuestros pueblos acudan a él. En algunos casos no se ha conseguido aunque no en todos.

Anoche escuchamos y participamos en ese aplauso para todos los sanitarios que trabajan con esmero y con profesionalidad en estos momentos de incertidumbre, aplausos que merecen también las fuerzas del orden tanto locales como nacionales, todas las personas que han estado al pie del cañón en los establecimientos de alimentación y en suma todo aquel que ve multiplicar su trabajo ante esta pandemia.

Ha sido el primer fin de semana. La vida mañana se normalizará un poquito más con el trasiego de aquellos que acudan a trabajar y luego vuelvan a sus casas, pero poco más. Llegarán posiblemente más fines de semana.