COMARCA DE CALATAYUD.- MALUENDA, del incendio al RENACIMIENTO

Pueblos
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

Más de cincuenta vecinos del pueblo, recrean diferentes escenas de la pasión y muerte de Jesús en un marco incomparable como es la plaza Baja de la localidad

Otra localidad de nuestra comarca, como tantas otras, que demuestran su fervor y sentido cristiano durante estos días es la localidad de Maluenda, que también observa con tristeza su segundo año consecutivo sin sus más peculiares tradiciones. Una de ellas, desde luego es la escenificación de la pasión y muerte de Jesús. Un trabajo que suelen realizar entre varios vecinos de la localidad en el marco de la Plaza Baja de la localidad.

En recuerdo de esta actividad os dejamos un texto de Silvia Molina y Jesús Gil en el que nos cuentan las tradiciones de la Semana Santa de Maluenda y su historia

 PUBLICIDAD

“Un fatídico incendio en la iglesia de Santa María de Maluenda, el 24 de abril de 1942, cambió la historia de la Semana Santa maluendana. Los pasos que se sacaban en la procesión del Santo Entierro la tarde del Viernes Santo fueron los más afectados por las llamas que asolaron la iglesia dejándola en un estado de desolación. La procesión del Santo Entierro, muy similar a las que se procesionan en Ateca y Calatayud quedó reducida a dos pasos, el Cristo Yacente y la Dolorosa. La escenificación final del Autosacramental del embalsamamiento y entierro de Nuestro Señor, tuvo que simplificarse, debido a la falta de personajes que participaban en dicha representación. El Entierro de Nuestro Señor, documentado por primera vez en 1629, quedó grabado en la memoria de nuestros mayores, pero no pudo ser recuperado, como sí lo fue la iglesia de Santa María.

El incendio también hizo que desapareciera la representación del Sermón del Abajamiento el día de Viernes Santo, ya que el Cristo articulado que se utilizaba en la ceremonia se quemó al encontrarse en el coro. Hoy en día está expuesto en una de las capillas de la iglesia como recuerdo de aquel triste suceso. Otros pueblos de la comarca, como Ibdes o Torrijo de la Cañada todavía mantienen esta curiosa tradición.

También desaparecieron, el Viacrucis que recorría las calles del pueblo la noche del Martes Santo en la que un hombre, representando a Jesucristo, portaba una gran cruz al hombro y de su cuello pendía una cuerda que estiraban los niños del pueblo o la tradición de matar judíos en la tarde del Miércoles Santo, donde los niños salían a recorrer las calles del pueblo con sus carraclas o matracas. Desconocemos el origen de esta tradición, repetida en muchos pueblos de España, pero puede deberse a que se culpabilizaba a los judíos de la muerte de Cristo. Por último, también desapareció la procesión del encuentro la mañana del Domingo de Resurrección.

Pero la desaparición de algunas tradiciones no fue el fin de la Semana Santa de Maluenda. Algunos actos, como la procesión de la Santísima Veracruz la noche del Jueves Santo, se siguieron manteniendo. La Santa Reliquia recorre, desde el siglo XVI, bajo palio y completamente cubierta, las calles de Maluenda hasta pasar por la Casa del Arco, lugar en el que unos arrieros dejaron tan milagrosa reliquia a cambio de la compra de un vino que no pudieron pagar.

En la década de los 80, los jóvenes del pueblo, comenzaron con una tradición única en la zona, la representación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, que dio un nuevo impulso a la Semana Santa de Maluenda. Unas décadas más tarde, en 2005, la creación de la Cofradía del Cristo de la Columna haría resurgir de nuevo la Semana Santa introduciendo, en la tarde del Domingo de Ramos, la Exaltación del Tambor y Bombo; en la noche del Jueves Santo, la procesión del Cristo de la Columna, desde la parroquia hasta el convento de las Madres Carmelitas. Este mismo Cristo, acompaña al Cristo yacente y a la Dolorosa en la Procesión del Viernes Santo. Además, esta nueva Cofradía retomó con fuerza la representación de la Pasión, donde más de cincuenta vecinos del pueblo recrean diferentes escenas de la pasión y muerte de Jesús en un marco incomparable como es la plaza Baja de Maluenda, convirtiéndose en un reclamo turístico de la localidad."

 

Sisamon
TORRIJO DE LA CAÑADA
publicidad
publicidad
publicidad
TORRIJO DE LA CAÑADA
Sisamon
publicidad
publicidad

Semanal La Comarca