NUEVALOS.- Las Salinas de Nuévalos se incluyen en la lista roja de Hispania Nostra

Pueblos
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

Una lista que incluye monumentos españoles que se encuentran sometidos a riesgo de desaparición


La “lista roja” de Hispania Nostra, recoge elementos patrimoniales en España que se encuentran sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores. Son más de 1.100 monumentos y a esta lista se acaba de incorporar las Salinas de Nuévalos.

Las Salinas
Las salinas de Nuévalos se mantuvieron en funcionamiento desde el siglo XIII hasta mediados del siglo XX, cuando se abandonaron por su baja rentabilidad ya que tenían que competir con procesos industrializados de producción de sal. Fue propiedad de los vecinos de Nuévalos, del Monasterio de Piedra, de la Orden del Santo Sepulcro de Calatayud, del Estado y de la industria privada. En 1.630, Ximénez de Aragüés cita la explotación de unas salinas en Nuévalos y en Monterde. En esa época las salinas eran explotadas por el convento de Nuestra Señora de la Piedra, de la orden cisterciense de San Bernardo, con la obligación de dar un tercio de la producción al rey. En la década de 1850 la empresa La Bilbilitana llegó a un acuerdo con el Estado para la explotación de esta salina para obtener cloruro sódico y producir carbonato de sodio e hipoclorito de calcio en su fábrica de productos químicos de Calatayud.
La explotación está situada en la ladera sur del Cabezo de las Salinas, entre dos ramales del barranco Valdehierro que le proporcionan agua, en el término municipal de Nuévalos. La explotación ocupa alrededor de una hectárea. La salina es un conjunto formado por siete albercas de almacenamiento de agua, las numerosas balsas de evaporación, pasillos empedrados de comunicación por la explotación y por tres edificaciones en ruina que eran las casas de los administradores y el almacén. Son edificios construidos en piedra de distintos tamaños enlucidos por dentro de una o dos plantas con vigas de madera de las que apenas quedan las paredes. Son de un estilo tradicional muy difíciles de datar. Para aprovechar la fuerza de la gravedad para el llenado con agua de las albercas y las balsas, estas se construyeron en las terrazas aplanadas de la ladera.
Las albercas son de forma rectangular realizadas con piedras irregulares y algunas están recubiertas de enlucido para evitar pérdidas de agua. Las balsas están construidas también con piedras irregulares de menor tamaño, con poca profundidad y separadas por listones de madera. Las albercas se agrupan de dos en dos, menos la segunda por el oeste y debajo de ellas hay varias terrazas con balsas de evaporación. En esta explotación no se usa el metal. Las separaciones entre balsas, las tuberías que llena la balsa del oeste y las tajaderas están construidas con madera, ya que la sal corroe el metal. Es una forma de obtención de sal muy tradicional que no ha variado desde antiguo por lo que su datación es difícil. Se presupone que se irían ampliando y arreglando con el paso del tiempo.
Las edificaciones están en estado de ruina. Las albercas para el almacenamiento de agua y las balsas de evaporación presentan un buen estado de conservación sobre todo las que están al oeste del conjunto. El resto están llenas de vegetación. Todavía se conservan los canales y las separaciones entre balsas fabricadas con madera. Una alberca del lado oeste y las balsas de evaporación todavía funcionan ya que los canales de madera llevan agua a la alberca que a su vez llena de agua a las balsas de evaporación.
 

Torralba de Ribota
CODOS
TORRIJO DE LA CAÑADA
CABOLAFUENTE
Sisamon
Ibdes
publicidad
publicidad
publicidad