CARENAS.- Dos hermanas que deciden hacer el camino inverso para seguir con su vida, en este caso de la ciudad al pueblo para regentar el bar

Pueblos
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

Llevan un mes trabajando y ha supuesto la llegada al pueblo de dos familias más


Quizás los años de pandemia han podido tener también algún apartado menos negativo que el propio del virus, y es que el aislamiento y la falta de actividad a más de uno le ha podido hacer replantearse su vida y sobre todo como vivirla. Y en este camino que en los últimos años ha sido habitual, de abandonar los pueblos para marcharse a vivir a ciudades más grandes en busca principalmente de más posibilidades laborales, nos vamos encontrando con familias que han decidido hacer ese mismo camino pero en sentido inverso, son por ejemplo los casos de dos familias, las de las hermanas Salas, Sandra y María.
En la actualidad Sandra y María regentan el bar de Carenas desde hace aproximadamente un mes, tal y como nos cuenta Sandra Salas. “Es el pueblo de mi padre y veníamos muchos fines de semana y en vacaciones. Nos enteramos de la jubilación del dueño del bar y decidimos que nos podíamos hacer cargo del bar nosotras”.
La noticia se acogía con mucho agrado en el Ayuntamiento cuyo alcalde es José Vidal Casado, puesto que suponía no perder un servicio y además aumentar la población. “Con la llegada de María y de Sandra junto con sus familias ya somos 5 más en el pueblo y sobre todo dos niñas pequeñas”.
Un paso decidido por ambas hermanas que decidieron cambiar de aires. “Tanto mi hermana como yo nos encontrábamos en paro viviendo en Zaragoza, vimos la oportunidad de vivir en el pueblo, vivir de una forma más relajada, contar con más tiempo libre y sobre todo tener esa libertad que tan solo ofrecen los pueblos. Lo pensamos y decidimos quedarnos con el bar, así que hasta Carenas nos hemos venido en mi caso acompañada por mi pareja y en el caso de mi hermana por sus dos hijas”, afirma Sandra Salas.
Desde el Ayuntamiento se ha intentado ofrecer todas las ayudas necesarias para que el servicio se sigue ofreciendo en el pueblo. Un bar, que eso si, ha cambiado su ubicación, estando actualmente en la misma plaza de la localidad en el lugar que anteriormente ocupaba el Ayuntamiento que ha sido trasladado.
“Además de los servicios propios del bar, hemos aumentado los servicios dando también desayunos, comidas, raciones o cenas” comenta una de las propietarias.
La realidad es que de momento, ambas familias están muy contentas de como está funcionando el establecimiento hostelero, “nos va mejor de lo que esperábamos, los vecinos lo han recibido muy bien y los fines de semana el pueblo se anima mucho”.
Carenas, se garantiza la continuidad de este servicio tan esencial como el bar del pueblo, y dos familias el vivir en un lugar tranquilo disfrutando de la libertad que tan solo ofrecen nuestros pueblos.

Torralba de Ribota
CABOLAFUENTE
Sisamon
CODOS
Ibdes
TORRIJO DE LA CAÑADA
publicidad
publicidad
publicidad