Aragón, sin lugar a dudas, es tierra de viento, teniendo  nombres propios para cada una de las ventoleras que nos azotan.  Por un lado tenemos el cierzo, nuestro viento más famoso y el que más molestias nos suele ocasionar.  Es un viento de componente norte, un viento frío y fuerte, que corre especialmente  en el  Valle del Ebro y en las zonas más altas, un viento que nos despeina y a veces hasta nos atonta la cabeza.

publicidad

Semanal La Comarca