La primavera como signo de esperanza

Entre el cierzo y el bochorno por José Luis Frisa
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

Entre marzo y abril, trayendo golondrinas, flores y hojas en los árboles llega la primavera. Puntual como todos los años, nos pilla anhelantes porque llegue y nos alegre los campos, llevándose fríos y nieblas.


Este año está siendo igual. Los campos han empezado a reverdecer, los almendros ya han florecido, y otros árboles habituales de nuestros campos como los cerezos empiezan a sacar sus sonrosadas flores. Nuestra comarca es tierra de frutales, y desde hace varios años son abundantes los cerezos, que con sus flores rosadas llenan muchos de nuestros campos.
Y esto puede percibirse como una señal positiva y buena, y es que la flor del cerezo, una de las más bellas que existe, se conoce en Japón como "Sakura", y es uno de los símbolos del país oriental. Para los japoneses estas pálidas flores son un símbolo de algo más que la primavera, ya que representan la renovación y esperanza. Por eso estos días cuando la primavera ya ha llegado a nuestra tierra estoy seguro que nos trae estas dos cosas tan necesarias en estos momentos: renovación y esperanza.
La naturaleza, que es sabia, quizás nos ha dado una lección, y tenemos que recluirnos como ella lo hace en invierno, para luego salir de una forma más hermosa y vigorosa. No me cabe ninguna duda de que después de estos días de confinamiento necesario, saldremos con una nueva primavera a nuestra vida, y veremos cómo salimos más fortalecidos.
Tenemos que estar esperanzados y seguros de que estas semanas de encierro necesario nos traerán una nueva primavera, igual que esta estación hace con nuestros campos.
Y es que la vida siempre, siempre, se abre paso. La vida nunca ha sido derrotada, y busca siempre salir adelante. En estos días un familiar mío por un lado, y una amiga y compañera de trabajo han tenido sendos hijos, uno en Zaragoza y ella en Calatayud. Quizás tanto el renacer de la primavera en nuestros campos, como los nuevos nacimientos que se producen, sean signos de esperanza, símbolo de que la vida va a seguir y que vamos a vencer a la pandemia. Si dudáis y flojea vuestra fuerza mirad la imagen de algún bebe cercano y ya veréis cómo se os van las dudas y os vuelven las fuerzas.
Estoy seguro que después de estas semanas de reclusión la vida saldrá adelante, y llegarán muchos nuevos embarazos, probablemente por encima de la media de los últimos años, que nos traerán más vida e ilusión. Siempre ha sido así tras las tragedias y las guerras, y ahora será igual; por eso estoy seguro que estos tiempos duros pasarán, y que con la nueva vida venceremos a la enfermedad.
Y para celebrar la primavera os voy a recomendar dos canciones para bailar, cantar y llenarse de optimismo. Una la "Primavera Rondadora" de la Ronda de Boltaña, alegría para celebrar la llegada de la primavera, que nos lleva a las montañas aragonesas; y la segunda la "Primavera Trompetera" de Los Delinqüentes, el genial grupo gaditano, con una canción llena de buen rollo y marcha. Buscarlas y ponerlas a buen volumen, contagiaros de su espíritu y de su ritmo, y compartidlas con las personas que queráis.

publicidad
publicidad

Semanal La Comarca