ARIZA, un viaje al Medievo

Paseando por nuestras comarcas por Jose Luís Cortés
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

Hoy os voy a llevar de ruta por un pueblo en el que tengo muy buenos amigos y que además me parece que tiene uno de los conjuntos históricos más interesantes de la Comarca de la Comunidad de Calayayud... y es ... ARIZA.


Con el pedazo de día primaveral apetece que nos acerquemos a lo que podemos históricamente podemos considerar como la capital del llamado señorío de Ariza que ya parece citada en las fuentes árabes del siglo X y también en el Cantar del Mío Cid..


“por essas tierras ayuso quanto pueden andar,
entre Fariza e Çetina mio Çid iva albergar.”
Cantar de Mío Cid ver. 26.


Fariza , que para algunos arabistas significa "La posesión", es la actual Ariza. De su pasado medieval conserva todavía los escasos restos de su castillo y la llamada Puerta de la Villa se levanta como testimonio de lo que fue su recinto amurallado ( del cual también quedan vestigios). Callejeando encontraremos que algunos nombres de calles,como Subida de la Mezquita o Bajada de la Mezquita, hacen referencia a un pasado en el que convivieron las tres culturas que convivieron en la villa hasta el siglo XV.
Fue incorporada al reino de Aragón por Alfonso I el Batallador pero hasta mediados del siglo XX perteneció al Obispado de Sigüenza. Fue Villa de realengo hasta que ,el 31 de marzo de 1381, Pedro IV la vendió a uno de sus alféreces, el barón Guillem de Palafox.
Pero la venta no solo incluyó la villa de Ariza sino que también afectó a las aldeas de Bordalba, Embid, Alconchel, Monreal, Pozuel y Cabolafuente. Todas pasaron de un régimen de realengo a constituir un señorío acorde con las constituciones feudales catalanas. Así pues desde ese momento y hasta el siglo XIX ,para bien o para mal, la historia de esta localidad estuvo ligada a este apellido.
Hubo muchas historias de luchas y conflictos entre los Palafox y sus siervos pero eso os lo contaré otro día, hoy cuento algo más amable:


D. Juan de Palafox y Mendoza
D. Juan de Palafox y Mendoza fue, sin duda, uno de los personajes más interesantes de esta saga familiar. Hijo ilegítimo de Jaime de Palafox, segundo marqués de Ariza, por ironías del destino fue quien impulsó la remodelación del viejo castillo familiar en Ariza.
D. Juan, que había nacido en Fitero, fue reconocido por su padre cuando tenía seis años. El marqués le procuró la mejor educación posible en las universidades de Alcalá de Henares y Salamanca. Juan profesó como religioso y su carrera en la Corte fue fulgurante , ocupando puestos de relevancia bajo el amparo del Conde Duque de Olivares y Felipe IV.
Hacia 1638 decidió que la casa familiar de Ariza no era acorde con la grandeza de su apellido por lo que propuso a su medio hermano, el marqués Francisco de Palafox, reformar el viejo castillo medieval para convertirlo en un espectacular palacio. Envió a su hermano los planos del nuevo palacio y dinero para su construcción así como numerosas obras de arte para amueblarlo. Las obras para convertir el castillo en palacio debieron realizarse entre 1632 y 1642. Además de financiar la reforma de la casa familiar envió desde Madrid los muebles, tapices y cuadros más exquisitos.
Por ese interés que tuvo en manifestar la exaltación de su linaje, D. Juan, mandó pintar en Madrid una serie de 11 cuadros de gran formato que plasmasen las glorias familiares, inspirándose en el Salón de Reinos del palacio del Buen Retiro de Madrid.
Por desgracia, el castillo palacio a finales del siglo XVIII estaba prácticamente en ruina, quizá tras el terremoto de Lisboa. Los Marqueses de Ariza ya no residían en Ariza por lo que mandaron construir uno más moderno en el casco urbano que en la actualidad es un espacio municipal multiusos.
Es abundante el intercambio epistolar entre los dos hermanos dando cuenta de las obras, pero entre las cartas que se enviaron hay una de lo más curiosa fechada el 8 de noviembre de 1638. En ella D. Juan de Palafox comunicaba que iba a mandar unos cuadros desde Madrid y le pidió lo siguiente:
«si viniesen por todo este mes podrían llevar los quadros en la cabalgadura que los trajere, pero dice don Antonio que hasta mediado el otro no podrá ir, si bien yo no quería que tardasen tanto las longanizas y morcillas porque el conde-duque gusta mucho deste alimento»
Por lo visto al conde-duque de Olivares le gustaba la matancía de Ariza... y no es para menos ya que en nuestros días la carnicería González Romero de Ariza aún sigue manteniendo esas recetas que tanto gustaron a uno de los personajes más importantes del Siglo de Oro español...

 


Iglesia de Santa María
Pero aún nos queda que visitar lo más importante, la iglesia de Santa María, uno de los templos más singulares de la Comarca de Calatayud. El templo se encuentra en el corazón de la localidad. El sobrio exterior, realizado en piedra de sillería, contrasta con el espectacular interior. Iniciado en 1527 es quizás uno de los más bellos ejemplos del gótico tardío en nuestra Comarca. Se engloba dentro de las llamadas “hallenkirchen” o iglesias de planta de salón y presenta un verdadero bosque de robustos pilares labrados en piedra que sustentan la cubierta formada por espectaculares bóvedas de crucería estrellada.
Dentro encontraremos numerosos tesoros artísticos que no pasan desapercibidos destacando entre todos tanto por su valor histórico como devocional el Santo Cristo de la Agonía.
Recomendable es dar una vuelta para ver las ruinas del la iglesia de San Pedro o del convento franciscano fundado por los Palafox.
Otra visita obligada ( además de la carnicería) es a las panaderías... ¡ Mother of the beautifull love, qué rosquillas, qué magdalenas y qué pastas!!! y ya de paso quédate a comer... hay un par de sitios estupendos.. SEGURO QUE ME DEJO MÁS COSAS.... ya las contaremos otro día..


publicidad
publicidad

Semanal La Comarca