OPINION.- El poder de los Museos y el Día Internacional de los mismos

El correo del Lector
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

"Este 18 de mayo, Día Internacional de los Museos, el de Calatayud, tiene poco que celebrar"



Los bilbilitanos de antaño no sabían de la importancia que unos cuantos siglos mas tarde tendrían los monumentos, los museos y los sitios como su ciudad, Bilbilis, una vez abandonada y posteriormente recordada y poco a poco recuperada.

EL PODER DE LOS MUSEOS es el lema que este año de 2022 ha escogido el organismo internacional, ICOM, que rige la política museística y patrimonial mundial para difundir y promocionar, como cada año, el patrimonio mundial, especialmente el que se conserva en las instituciones públicas o privadas que llamamos museos.

Cada año el organismo internacional, al que voluntariamente solicitan adscribirse los museos de todo tipo que quieren entrar en él, decide lanzar un lema que ayuda a recordar a los ciudadanos la importancia de la cultura, especialmente el patrimonio y más concretamente aquel que se encuentra depositado en los museos.

Lo tradicional es que esta singular fecha del 18 de mayo de cada año y por extensión los días precedentes y consecuentes a la misma, sea protagonista de una serie de actividades que sirven para dinamizar los museos, para hacerlos mas visibles ante la sociedad a la que sirven y para recordar que la cultura es un arma importantísima por su labor social y educativa a valores a los que desde hace mucho tiempo hay que unir el factor económico, un valor añadido al atractivo que estas instituciones suponen.

El Museo de Calatayud, que alberga colecciones de gran importancia en el campo del patrimonio arqueológico en especial, pero también en el artístico, ha sufrido los efectos de los años de pandemia con dificultades evidentes. La pérdida de visitantes se ha venido haciendo patente, hasta llegar a cifras preocupantes, unida entre otros factores a la política municipal de cobrar entrada para el acceso a sus instalaciones cuando debería ser todo lo contrario para facilitar su promoción junto a la planificación de actividades atractivas, como teníamos antes, desde actividades para escolares y adultos, días de puertas abiertas con contenido real de promoción y explicación del patrimonio, etc.

Estamos en momentos en los que pintan bastos para este patrimonio arqueológico y debemos manifestarlo. Nos alegramos de importantes logros en otros campos del patrimonio, como el eclesiástico o la recuperación paulatina del propio Castillo Mayor, pero el abandono lento pero persistente del Museo, que debería ser ariete cultural de la ciudad, nos entristece.

Este 18 de mayo Día Internacional de los Museos, el de Calatayud, tiene poco que celebrar. No obstante pedimos a los bilbilitanos que no nos olviden, llegarán tiempos mejores, sin duda.



publicidad
publicidad