OPINIÓN.- Carta de despedida

Tribuna
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

Por Teo Hermosilla


El otro día cuando me diste, jefa, la triste noticia que ya no iba a salir El Semanario La Comarca, empecé a recordar la primera ocasión que me encargaste una crónica taurina y se me ocurrieron las "Postales a Pérez"; y hoy retomare las postales.
Pérez amigo, esta es mi última semana rellenando una postal en El Semanario La Comarca. El motivo de esta postal, es simplemente, para despedirme de ti, amigo Pérez, y de los lectores que me han seguido y, de paso, agradecerles a mis compañeros de redacción por todos los buenos momentos que vivimos durante todo este tiempo.
Sé que me extrañaras tanto como yo a ti, Pérez amigo, y a los lectores. Sin embargo,  los tiempos mandan y la prensa escrita tiene los días contados. Los precios de producción, la subida de todos los ingredientes y la falta de apoyo Estatal, han hecho imposible que este Semanario, que durante más de treinta años ha estado al pie del cañón, semana tras semana, siga en los quioscos. Aunque estoy muy triste por dejar la prensa escrita,  me emocionara tener nuevas experiencias, en las redes sociales, para contarles cuanto ocurra en los ruedos españoles y volvamos a encontrarnos.
Pérez amigo, te preguntaras donde compro estas postales tan sumamente grandes, pero es que con las que me vendía la estanquera, no puedo meter todos mis sentimientos. Y te tengo que seguir recordando que hemos sido un gran equipo. Que gracias a la entrega y dedicación de quienes a lo largo de su vida han hecho de esta empresa un lugar de sueños y de retos cumplidos.
Querido Pérez, quiero que sepas, que de quienes hoy me despido, les deseo la mejor de las suertes y agradecerles el legado que juntos hemos dejado…
Espero que podamos mantenernos en contacto en el futuro.
Estoy muy orgulloso del trabajo que hemos hecho juntos en esta empresa.
Todo llega en esta vida.
Espero que esta nueva etapa que comienza esté también llena de ilusión y esperanza como lo ha sido hasta aquí.
Ya sabes Pérez amigo, que se me dan muy mal las despedidas porque parece que se fuera uno al otro mundo. No obstante, no puedo marcharme de esta redacción sin decirles a todos, sin excepción, que les echaré mucho de menos.
Amigo Pérez, conociéndome como me conoces sabes que no me podía despedir sin pedir perdón a quien haya podido ofender con mis artículos, o a quien no se haya sentido bien tratado por mí (voluntariamente no ha sido), os pido que no me lo tengáis en cuenta.
Espero, Pérez amigo, que nos sigamos viendo durante muchos años más, aunque sea en la calle o tomando un café.
Nunca se olvida lo que se quiere. Hemos pasado muchos buenos momentos juntos y eso siempre deja huella. Me voy con buen sabor de boca y con un buen recuerdo de vosotros compañeros.
Siempre estaré a vuestra disposición, y si en algo os puedo ayudar no lo dudéis.
GRACIAS a todos por el afecto y la consideración que me habéis dado.
UN ABRAZO Y HASTA SIEMPRE

publicidad
publicidad