La EUPLA cierra el curso sin merma en la calidad docente ni en las prácticas

Comarca de Valdejalón
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

Martín Orna, director de la EUPLA afirma que la formación online les ha permitido adaptarse de forma óptima a la sicutación del Covid19

La Escuela Universitaria Politécnica de La Almunia de Doña Godina (EUPLA) concluye este viernes, día 29, el periodo docente de un curso marcado por la crisis de la covid-19 y el obligado paso general de la enseñanza presencial a la teleformación. Pero lejos de suponer un hándicap, ha servido para aprovechar su consolidada experiencia en la enseñanza online y poner de relieve su potencial de futuro en formación, por lo que la pandemia ha afectado mínimamente en la enseñanza impartida.

La EUPLA tiene como uno de sus objetivos ser un verdadero agente de cambio y destaca por su decidida apuesta por el uso educativo de las tecnologías de la comunicación. Ya ofrece online el grado de Ingeniería en Organización Industria y dos postgados, está adaptado sus aulas para comenzar a ofrecer de forma pionera en los centros públicos de Aragón formación en Streaming.

El director del centro, Martín Orna, señala que la adaptación a las directrices impuestas por el Ministerio de Sanidad y la Universidad de Zaragoza ha sido especialmente sencilla “porque la mayoría del personal docente ya tenía conocimientos y experiencia en formación online y también material docente preparado”. Por ello el cambio a la teleformación se ha desarrollado “sin ningún tipo de problema destacable” y “nuestra experiencia previa nos ha permitido adaptarnos de forma óptima”.

Martín Orna ha incidido en que los alumnos no han tenido ninguna interrupción en sus clases y todos “han trabajado en situación favorable” porque el centro se ha esforzado, con la colaboración de la Universidad de Zaragoza, para superar problemas como el de estudiantes a los que el inicio del confinamiento les encontró sin sus ordenadores o libros o en lugares con problemas de conectividad. “Así que no han tenido merma en la calidad docente; e incluso el profesorado, porque la situación lo requería, ha estado más pendiente y hemos hecho hincapié en la disponibilidad para facilitar la adaptación del curso cuando después de Semana Santa ya se informó que la presenciabilidad no sería posible”, ha recalcado el director.

Las condiciones del centro politécnico de La Almunia han sido también reconocidas por el Gobierno de Aragón. Así, el director general de Universidades, Ramón Guirao, anunció en su reciente comparecencia en las Cortes de Aragón que se modificará en todo Aragón el programa de infraestructuras para destinar fondos “a la adaptación de las aulas siguiendo el ejemplo de la EUPLA”.

Igualmente, Orna ha señalado que se han adaptado sin problemas a las nuevas circunstancias el segundo eje fundamental de las titulaciones, las prácticas formativas en empresas. Siguiendo las disposiciones establecidas de forma excepcional por la Universidad de Zaragoza, se han reconocido los créditos correspondientes con la realización de más del 50 % de las horas previstas, pero también aquí se ha implantado el teletrabajo y con el regreso de la actividad económica, desde el Departamento de Prácticas ya se están firmando nuevos convenios “con las empresas que quieran y puedan garantizar las condiciones necesarias”.

MOVILIZACIÓN CONTRA EL CORONAVIRUS

Estas mismas líneas de trabajo definitorias de la EUPLA se han llevado también a la colaboración en la lucha contra el coronavirus, en donde el centro también ha aportado su grano de arena basándose en las posibilidades de las TIC para fabricar más de 3.000 viseras protectoras.

Martín Orna explica que el centro recibió una petición del grupo Aramaker para sumarse a su proyecto y aportar sus impresoras 3D para fabricar material de protección. Así, cuatro alumnos voluntarios, controlando el proceso tanto de forma presencial como desde sus casas, supervisaron el proceso durante las semanas en que se padeció más falta de equipos. Además, la Escuela Universitaria aportó también el material.

Las viseras fabricadas desde La Almunia de Doña Godina se distribuyeron tanto entre centros sanitarios y sociosanitarios, como por ejemplo el hospital de Soria; cuerpos de seguridad; y también entre comercios y cooperativas agrarias de la comarca de Valdejalón.

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Semanal La Comarca