Campaña para controlar el consumo de alcohol al volante

Sociedad
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

La Policía Local de Calatayud ha comenzado una campaña para el control preventivo de alcohol y drogas, con especial incidencia durante los fines de semana y en horario nocturno. Según la Policía, se ha detectado un incremento en el consumo de alcohol durante estos días.


Las últimas actuaciones de febrero han concluido con la detección de cuatro conductores con una sanción administrativa, debido al consumo de alcohol. Se detectó a un conductor con una tasa que superaba tres veces la permitida, siendo imputado por un delito contra la Seguridad Vial, y a otra persona que se negó a realizar las pruebas y carecía de permiso para conducir.
La Policía Local recuerda que alrededor del 25% de todas las muertes en carretera en España están relacionadas con el alcohol. Ponerse a los mandos de un vehículo bajo los efectos de estas sustancias no solo está relacionado con un incremento de la accidentalidad, sino que está estrechamente vinculado con el aumento de la mortalidad y las lesiones más severas.
Normativa
La Ley de Seguridad Vial fija las tasas máximas de alcohol permitidas para los conductores, así como la prohibición de conducir con presencia de drogas en el organismo. Para los conductores en general, a partir de 0,25 mg/l de alcohol en aire aspirado es dar positivo, esta cifra se reduce a 0,15 mg/l para los noveles y profesionales. Hasta 0,50 mg/l, la multa alcanza los 500 euros y 4 puntos. Superar los 0,50 mg/l supone 1000 euros y seis puntos (lo mismo para positivos en drogas).
Por su parte, el capítulo IV del Título XVII del Código Penal tipifica los delitos contra la seguridad del tráfico y establece las siguientes penas por conducir con exceso de alcohol (más de 0,60 mg/l) o bajo la influencia de drogas: prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, y privación del derecho a conducir de uno hasta cuatro años. Negarse a hacer la prueba de control supone prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir de uno a cuatro años.
Los agentes de Policía Local continuarán efectuando controles preventivos de alcohol y drogas a los conductores a cualquier hora del día, con el objetivo de disuadirlos a conducir si han consumido estas sustancias.

Publicidad

Semanal La Comarca